↑ Volver a Datos Club Real Madrid

Historia y Surgimiento

Fundación y primeros años

En 1897 un grupo de jóvenes de la Institución Libre de Enseñanza fundó el primer club de fútbol de Madrid, la (Sociedad) Sky Foot-Ball —conocida como Foot-ball Sky—,44 que comenzó a entrenar en las cercanías del barrio de Vallecas.En 1900, tres años después de su fundación, atravesaba por graves apuros para mantenerse vivo por lo que parte de los integrantes del club se marcharon para fundar otro equipo al que bautizaron oficialmente como (Sociedad) Madrid Foot-Ball Club, que disputaría varios partidos amistosos por la provincia de Madrid para promocionar este nuevo deporte, teniendo lugar el primero de la entidad el 6 de octubre de 1901 en el Campo del Retiro.Así se mantuvo durante un par de años, sin legalizar su nacimiento futbolístico ya que no lo creían necesario para practicarlo,48 hasta que por impulso de Julián Palacios y los hermanos Juan y Carlos Padrós —presidente e integrantes de la escisión del Foot-Ball Sky— legalizaron oficialmente la nueva asociación el 6 de marzo de 1902 a través del siguiente comunicado:

“Juan Padrós y Rubio, del Comercio de Madrid, que habita en la calle de los Madrazo, 25-3Q izquierda, a V.E. respetuosamente expone: Que con objeto de constituir una Sociedad de juegos de Sport, que se denominará MADRID FOOT BALL CLUB, le acompaña las bases por que ha de regirse, para su aprobación.”

Juan Padrós. 6 de marzo de 1902. Madrid

200px-Julián_Palacios200px-Madrid_C.F._1905-06

En su primera Junta General Extraordinaria se eligió a la primera junta directiva de la recientemente oficializada entidad, que quedó conformada con Juan Padrós como primer presidente y Enrique Varela como vicepresidente, además de acordarse el uniforme del equipo: pantalón y camisa blancos, con medias negras y casquete azul oscuro, como así manifestan sus estatutos fundacionales aprobados por la Junta directiva y legalizados por el gobernador civil de Madrid el 22 de abril:

“El uniforme reglamentario será para los partidos ordinarios pantalón azul oscuro, corto y recto, blusa blanca y medias oscuras, y para los partidos extraordinarios será: pantalón y blusa blancos, medias negras con vueltas y cinturón con los colores nacionales, completando este uniforme un casquete azul oscuro.”

Junta directiva del club. 18 de marzo de 1902. Madrid.

 

En la actualidad el blanco continúa siendo el color principal de la equipación, al que se le añadieron las medias en la década de los años cincuenta. Para dilucidar el que fuese su primer equipo titular tras la oficialización se jugó un partido entre sus jugadores —tanto miembros del Foot-ball Sky como del Madrid Foot-ball Club— diferenciándose entre ellos por unas bandas de color que atravesaban la camisa del uniforme. El Heraldo del Sport o la Correspondencia de España, diarios de la época, informaron de los recientes acontecimientos así como de las futuras disputas de encuentros que el club programó como medida preparatoria para los primeros concursos de “foot-ball” que tuvieron lugar en la capital: el «Concurso de Bandas» o el «Concurso Madrid de Foot-ball».

Crecimiento del foot-ball

Éste último, conocido popularmente como la Copa de la Coronación, dio al club su primer título en el mismo año de su fundación: la Copa de la Gran Peña, un trofeo consolación de la que era además la primera competición disputada entre equipos de España y que sería reconocida después como la precursora de la actual Copa del Rey. La competición que fue organizada por el Madrid Foot-ball Club de mano de los hermanos Padrós —demostrando así su gran implicación con el desarrollo de este nuevo deporte— pretendió reunir a la mayoría de los clubes existentes en la época. Finalmente, debido a diversos motivos solo se presentaron cinco contendientes: el Club Bizcaya, el Club Español de Foot-Ball, el Foot-Ball Club Barcelona, el New Foot-Ball Club —nueva denominación del Sky Foot-Ball— y el Madrid Foot-Ball Club.

El evento, que tuvo lugar en el Hipódromo de la Castellana entre el 13 y el 16 de mayo —apenas dos meses después de la fundación oficial del club—, proclamó al Club Bizcaya como vencedor tras imponerse en la final al F. C. Barcelona por 2-1, quien previamente había derrotado a los madrileños por 3-1. Ambos clubes, más antiguos y con un plantel más internacionalizado que el madrileño —que contaba únicamente con Arthur Johnson como extranjero—, le alejaron del triunfo. Pese a ello, el éxito cosechado por el evento dio inmediatamente con el nacimiento del que fue denominado como campeonato de la Gran Peña, para dilucidar el subcampeón del Concurso Madrid. Considerado como un torneo de consolación, finalmente solo dos de los cuatro equipos participarían en él: el Club Español de Foot-ball y el Madrid Foot-ball Club. Tras el 3-2 final el club blanco conquistó el primer título para sus vitrinas, lo que sumado a los resultados obtenidos en el Concurso de Bandas reflejaban el dominio del club en la capital. Como anécdota tras el Concurso Madrid se dio el que fue el primer caso del traspaso de un jugador del F. C. Barcelona al equipo blanco. El 23 de mayo Alfonso Albéniz, hijo del célebre compositor gerundense Isaac Albéniz, recaló en el club madrileño como así confirmó una publicación de la época.

Siempre implicado desde sus orígenes en el desarrollo y crecimiento del fútbol, el 21 de mayo de 1904 participó en la fundación de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) junto a las federaciones de Bélgica (UBSSA), Dinamarca (DBU), Francia (USFSA), Países Bajos (NVB), Suecia (SBF) y Suiza (ASF), al no poseer aún España una Federación de Fútbol oficial.8  Para la fecha numerosos equipos de fútbol habían germinado en la capital acrecentando la competencia, por lo que absorbió al Moderno Foot-Ball Club, la Association Sportive Amicale y en 1907, al Moncloa Foot-Ball Club para cubrir las bajas ante la dimisión de algunos de sus integrantes para fundar el Club Español de Madrid y el Athletic Club (Sucursal de Madrid), un equipo filial en Madrid del club bilbaíno del Athletic Club del que años más tarde se desvinculó; mientras, Carlos Padrós —uno de los grandes impulsores del club y del fútbol— fue nombrado presidente sustituyendo a su hermano Juan.

Durante la primera década gana sus primeros títulos oficiales de las nuevas competiciones surgidas merced tanto a la evolución de este deporte como al impulso de la Agrupación Madrileña de Clubs de Foot-ball, la cual estuvo presidida por el citado Carlos Padrós hasta que se hizo cargo de la presidencia blanca. Sus victorias en el «Campeonato de Madrid» conocido popularmente como el «Campeonato Regional» le otorgaron el derecho a participar y defender a Madrid o la región Centro en el Campeonato de España. Tras acariciar el título en las dos primeras ediciones se adjudicó consecutivamente los siguientes cuatro campeonatos de 1904 a 1908, siendo sus primeros títulos oficiales a nivel nacional de la única competición de tal magnitud disputada hasta entonces en el país. Tal logro le otorgó además el primer trofeo en posesión de la competición por ser el club pionero en conquistarla tres años consecutivos. Vistos los buenos resultados y bajo el deseo de aumentar la popularidad y grandeza del club, el 23 de octubre de 1905, el presidente organizó el primer partido internacional con motivo de la visita a España del presidente francés Émile Loubet. El Gallia Sport de París y el Madrid F. C. empatan a uno en el Hipódromo de Madrid.
En los siguientes años y con la madurez que va desarrollando el fútbol, fueron adquiriendo gran importancia los detalles tácticos durante el transcurso de los partidos, por lo que el club contrató al inglés Arthur Johnson como su primer entrenador para su perfeccionamiento —antiguo jugador del club y uno de los más experimentados con su reglamento y particularidades— Dichas evoluciones se llevaron a cabo desde 1912 en el nuevo campo de fútbol, el Estadio de O’Donnell, ya que debido al rápido crecimiento del club y su popularidad entre los aficionados se hizo necesario un traslado a un campo de fútbol de mayor aforo que el actual Hipódromo. Así nace el primer estadio del club, que fue posible gracias a que el ex futbolista y posterior presidente del club, el hispano-francés D. Pedro Parages, asumió la mayoría de los costes. Fue sin duda otra de las figuras más relevantes en la historia del club junto a Carlos Padrós quien fue proclamado primer presidente de honor.

En adelante el club se alternó en la conquista de los campeonatos regionales con la Gimnástica de Madrid y el Racing de Madrid. Durante esas ediciones no volvió a obtener la Copa de España hasta la edición de 1917 cuando ganase en Barcelona por 2-1 al Arenas Club de Guecho en el partido de desempate.

Un Club Real

La magnitud que iba adquiriendo el club se fue haciendo cada vez más notable, y así se llegó al 29 de junio de 1920, cuando se produjo uno de los hechos más destacados en la historia blanca como fue la recepción de una breve misiva procedente del rey de España Alfonso XIII de Borbón al presidente del club. Ésta citaba:

“Su Majestad el Rey (q. D. g.) se ha servido conceder con la mayor complacencia el Título de “Real” a ese Club de Football, del que V. es digno presidente, el cual, en lo sucesivo, podrá anteponerse a su denominación. Lo que de Real orden participo a V. para su conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarde a V. muchos años.”

Alfonso XIII de Borbón. 29 de junio de 1920. Madrid.

Desde ese momento adquirió así el club una denominación que mantiene en la actualidad, Real Madrid Foot-Ball Club, y por tal el derecho a portar la corona real en su escudo. Tras el acto Pedro Parages —ya presidente del club— en similares términos y con palabras de gratitud por el reciente nombramiento, envió de vuelta una misiva en la que además del agradecimiento solicitaba una audiencia con Su Majestad, tras la cual le concedió a su primogénito Alfonso de Borbón y Battenberg la presidencia de honor de la Sociedad.

Real_emblem_5

Bajo la dirección deportiva de Juan de Cárcer, nuevo técnico blanco, el equipo capitalino dominó los campeonatos regionales durante la década de los años veinte, suerte que no se tradujo en la Copa de España atravesando así una sequía de títulos en la que era la máxima competición futbolística del país. Siendo el dominador de Madrid comenzó a realizar extensas giras por Europa con enfrentamientos en Portugal, Italia, Inglaterra, Dinamarca, y Francia; y emprendió su primer viaje a América para darse a conocer en el resto del mundo. Pese a que el bagaje no fue muy positivo en una época en la que jugar de visitante era un gran hándicap debido a la poca información que se tenía sobre los equipos rivales y sus estilos de juego, el club obtuvo un mayor reconocimiento e ingresos que permitieron que la entidad siguiese con su crecimiento.

Crecimiento como institución

Dicha expansión contrajo los primeros grandes futbolistas de la historia del club. Nombres como los hermanos Sotero y Eulogio Aranguren, Alberto Machimbarrena,74 René Petit, o Juan Monjardín, quedaron grabados en la historia madridista. Sin embargo, pese a los numerosos ilustres jugadores que pasaron en la época por el club, uno sobresalió entre el resto por su enorme carisma y olfato goleador y que años más tarde terminó por ser una de las mayores figuras de la entidad: Santiago Bernabéu. Todos ellos contribuyeron en el campo al crecimiento deportivo de un club que empezó a contemplar la idea de poseer un estadio exclusivo. Así, tras deambular por diferentes campos de Madrid, se inauguró en 1924 el Campo del Real Madrid Club de Fútbol, conocido popularmente como el «Estadio de Chamartín» debido al nombre de uno de los municipios colindantes y que se anexionó a la capital en 1948: Chamartín de la Rosa.

Se llegaba al final de la década, y en 1926 arribó la profesionalización del fútbol a España, y unos años más tarde, en 1929, se inauguró el Campeonato de Liga —que en adelante fue la competición que designaría al mejor equipo del país, y que fue organizado por la ya existente Real Federación Española de Fútbol (RFEF)—. En él tomó parte el Real Madrid Foot-Ball Club al ganarse el privilegio por ser uno de los vencedores del Campeonato de España de Copa junto a otros nueve equipos. Éstos eran los otros cinco clubes campeones hasta la fecha: Athletic Club, Foot-ball Club Barcelona, Real Unión Club de Irún, Arenas Club de Guecho y Real Sociedad de Foot-ball de San Sebastián; más tres finalistas: Athletic de Madrid, Club Deportivo Europa y Real Club Deportivo Español; y para decidir la décima plaza se organizó un torneo eliminatorio entre ocho clubes en el cual venció el Real Santander Racing Club.

En esa primera edición del Campeonato de Liga de España el club terminó en el segundo puesto en detrimento del F. C. Barcelona, tras perder en la última jornada de Liga frente al Athletic Club, quedando constancia de la gran disputa que ya manifestaban dichos tres equipos y que acrecentó su rivalidad en años siguientes. Gaspar Rubio, nueva contratación, fue el máximo anotador del club y segundo de la competición según algunas fuentes. Tras finalizar quinto en la segunda liga y debido a la escasa consecución de títulos importantes —a excepción de los campeonatos regionales—, se inició la temporada 1930-31 con numerosos fichajes encaminados a cambiar esa tónica. Entre ellos destacó la que fue su mayor contratación, siendo también una de las mayores de la época:la del guardameta internacional español Ricardo Zamora, por el cual se pagaron 150 000 pesetas al Real Club Deportivo Español de Barcelona. Pese al gran esfuerzo económico el equipo tuvo una discreta participación y finalizó en el sexto puesto de la clasificación debido a una escasez goleadora merced al retiro de sus grandes arietes.

Primera época dorada

Asentadas unas firmes bases, el club empezó a obtener múltiples éxitos en sus secciones de baloncesto, voleibol o béisbol, que no hacen sino confirmar la buena salud de la que goza la entidad, viéndose reflejado en la fundación de nuevas secciones deportivas como las secciones de tenis, boxeo, bolo palma, pelota, balonmano, gimnasia, halterofilia, remo, y ajedrez. El fútbol, que no atravesaba por grandes logros a nivel nacional, pronto cambió su rumbo y empezó a escribir los que fueron los primeros renglones de su primera época dorada.

200px-Di_stefano_real_madrid_cf_(cropped)bw

Se llegó así al 6 de marzo de 1952, fecha del 50. aniversario de la fundación de la entidad, para la cual el presidente Bernabéu organizó diversos actos entre los que destacaron la disputa de un torneo internacional de fútbol y otro de baloncesto. Ambos eventos precedieron la llegada al club de tres de las mayores figuras de la historia del mismo, Alfredo Di Stéfano y Raimundo Saporta, a la que se unió una tercera, el cántabro Francisco Gento fichado del Real Santander Sociedad Deportiva. Ellos fueron tres de los grandes pilares que llevaron al club a lo más alto del panorama internacional.

Raymond Kopa, José Santamaría y el flamante delantero Ferenc Puskás,perteneciente a la selección húngara conocida como los «magiares mágicos», se sumaron a una plantilla que más tarde fue conocida como el «Madrid de Di Stéfano» y que ganó nueve ligas, una Pequeña Copa del Mundo, una Copa Intercontinental y dos Copas Latinas en 1955 y 1956 (en lo que fue un primer intento por organizar un torneo de prestigio entre clubes de Europa). Es así como Santiago Bernabéu se convirtió en vicepresidente y colaborador directo de la iniciativa de Gabriel Hanot, editor del diario francés L’Équipe, de fundar la Copa de Europa. Dicho nacimiento, sitiado en una reunión que tuvo lugar en un hotel de París, tuvo el beneplácito de la UEFA que se encargó en el futuro de sus competencias. La competición reunió desde entonces a los campeones de las distintas ligas europeas para la disputa de un título que designaría al mejor equipo del continente. El equipo conquistó las cinco primeras ediciones de la considerada mayor competición a nivel de clubes del momento. La última de ellas, frente al Eintracht Frankfurt Fußball en Glasgow, fue vencida por 7-3 ante 135 000 espectadores, y tras la misma, el diario inglés The Times catalogó a los jugadores blancos como «vikingos» escribiendo:

“Real wanders through Europe as the Vikings once walked, destroying everything in its path”
(“El Real Madrid se pasea por Europa como antaño se paseaban los vikingos, arrasándolo todo a su paso”)

The Times. 19 de mayo de 1960. Londres.

Los blancos consiguieron una hazaña que con el paso del tiempo sería histórica ya que no ha sido capaz de igualarse hasta el momento. Las cinco Copas de Europa consecutivas se mantienen como la mejor actuación lograda nunca por un equipo en la historia de la competición. Además, en consecuencia del último título, el club obtuvo el privilegio de disputar una nueva competición internacional recientemente instaurada por la FIFA: la Copa Intercontinental. Éste trofeo fue disputado en adelante por el campeón de Europa y el campeón de Sudamérica (ganador de la Copa Campeones de América, homóloga de la Copa de Europa) para dilucidar quién era el mejor equipo del mundo. El Real Madrid salió vencedor tras derrotar al Club Atlético Peñarol por un global de 5-1, corroborando así su condición de mejor equipo del mundo.

«El Madrid de Di Stéfano» subió así al club a lo más alto del panorama futbolístico internacional, logrando un gran reconocimiento por parte de medios, aficionados y equipos rivales. Durante este periodo, el equipo levantó nada menos que diecinueve títulos en poco más de diez años, mientras que sus futbolistas fueron internacionalmente reconocidos con el nuevo trofeo creado por el diario francés L’Équipe del Balón de Oro, premio al mejor futbolista del mundo según un jurado de expertos, y en donde los blancos coparon el podio del trofeo durante los primeros años.

El relevo generacional continúa la estela

Al año siguiente, fue el que con el paso de los años se convirtió en su mayor rival, el C. F. Barcelona, el que le afligiese su primera eliminación europea. En la edición sucesiva de la competición y en la de 1963-64 se resarcieron, y alcanzaron nuevamente dos finales que sin embargo perdieron a manos del Sport Lisboa e Benfica de Eusébio da Silva y el Football Club Internazionale Milano de Luis Suárez, Helenio Herrera y Sandro Mazzola. El gran equipo que asombró a Europa daba ya sus últimos coletazos y se produjo un cambio generacional que inició una nueva época en el club de Concha Espina de la mano del técnico Miguel Muñoz, exfutbolista del club e integrante de la exitosa generación.

200px-Gento_(cropped)

Los viejos ídolos del club dieron paso un equipo integrado por jóvenes españoles como Enrique Pérez Pachín, Pedro de Felipe, Manuel Sanchís, José Martínez Pirri, Ignacio Zoco, Paco Serena, Amancio Amaro, Ramón Grosso o Manuel Velázquez; todos ellos capitaneados por el veterano Paco Gento. Frente a los grandes logros, hubo que lamentar dos hechos: las desapariciones de las secciones de béisbol, balonmano, y rugby, así como el secuestro de Di Stéfano por miembros del Frente de Liberación Nacional de Venezuela durante la Pequeña Copa del Mundo de Caracas. Dos supuestos policías se presentaron en el hotel de concentración invitándole a acompañarles a comisaría por un delito de tráfico de drogas. En el coche le confirmaron el suceso que finalizó con su liberación dos días después:

“Esto es un secuestro. No le va a pasar nada. Somos revolucionarios que no estamos de acuerdo con el régimen de nuestro país. Le soltaremos enseguida”.

Secuestradores de Di Stéfano. 20 de agosto de 1963. Caracas

Fue ya tras la retirada del jugador en 1966, cuando el conjunto blanco volvió a ganar la Copa de Europa venciendo en la final al Fudbalski klub Partizan de Belgrado por 2-1, después de los dos subcampeonatos anteriores, siendo recordado popularmente como el «Madrid Yé-yé». Con el triunfo Paco Gento se convirtió en el jugador que más títulos ostenta de la competición, con seis —récord aún vigente en la actualidad—, mientras que el club sumó ocho finales en once años de competición.

Amancio_1973

Por aquel entonces, Raimundo Saporta llegó a alcanzar la vicepresidencia del club, ostentando el cargo en 1962, y sus actos no hicieron sino ayudar al firme crecimiento de la sección de baloncesto en particular, y del club en general. Una anécdota de la grandeza que estaba adquiriendo el club quedó reflejada en un acto social del presidente Bernabéu y el mismo Saporta durante la Navidad del año anterior. En la época se mantenían conflictos políticos de los países del régimen comunista, entre los que se encontraba Hungría, y España —en esos momentos una dictadura derechista basada en el nacionalismo denominada franquismo—. Entre ellos, no estaba permitida la entrada en el país de ninguna persona que formase parte de los países comunistas.

En el acto en cuestión, sucedido en Budapest, tras meditar unos segundos ante la petición de los presentes de que expresase un deseo que pudieran realizar los húngaros para honrarle, Bernabéu respondió:

“Vive en España un hombre que ustedes conocen muy bien. Se llama Ladislao Kubala. Van a hacer casi trece años que desea abrazar a su anciana madre que sigue viviendo en Hungría. Ustedes saben, tanto como yo, que diversos problemas de orden político impiden que estos dos seres se puedan ver. Yo quiero en estos instantes que ustedes me ofrezcan la posibilidad de brindar a Kubala, que no juega para mi club, el abrazo de su madre…”

Santiago Bernabéu. Mes de diciembre de 1961. Budapest.

Fue así como pocos días después la madre de Ladislao Kubala, entrenador y emblemático exjugador del F. C. Barcelona, viajaba a España tras casi trece años sin ver al futbolista merced a un visado especial para pasar las Navidades con sus nietos y su hijo, quedando de manifiesto la filosofía del club en anteponer a las personas antes que las entidades.

Máxima competencia en España

Con la nueva década, de nuevo se pierde un pedazo del madridismo. El polémico y carismático ex-futbolista del club Juan Gómez Juanito, símbolo blanco durante más de diez años, falleció en otro accidente de tráfico el 2 de abril de 1992 cuando regresaba a la ciudad extremeña de Mérida, donde entrenaba al equipo de la ciudad, poco después de presenciar un partido frente al Torino Football Club de la Copa de la UEFA. El jugador, muestra de su gran afecto y afición al club, acudió al encuentro que supuso además el regreso al Santiago Bernabéu de su ex-compañero y gran amigo Martín Vázquez, que militaba en el equipo italiano. Su gran casta en el terreno de juego, sería recordada desde entonces cada minuto 7 de partido en el estadio blanco.

Raúl_González__Real_Madrid_2009

El equipo queda dañado por la circunstancia, y el «punch» que le hizo tener un dominio abrumador en España se ve mermado. No se consigue rematar en las grandes oportunidades que se presentan de conquistar títulos, lo que unido al buen momento que atravesaba su rival deportivo, el F. C. Barcelona dirigido por Johan Cruyff hacen que el club pierda dos Ligas en la disputa del último partido de la temporada frente a, cosas del destino, el mismo club: el Club Deportivo Tenerife en las que fueron bautizadas como «las Ligas de Tenerife» (1992 y 1993).142 Se ganó una Copa del Rey en la temporada 1992-93, que fue, sin que nadie imaginase vaticinarlo, la que iniciase una larga sequía en esta competición que perduró hasta dos décadas.

Mientras el gran equipo de «La Quinta del Buitre» se disolvió con la marcha de Butragueño, Martín Vázquez, Hugo Sánchez y Míchel del conjunto blanco para dar paso a una nueva generación, otro gran jugador de la historia blanca surgió de la cantera: Raúl González. Con unos registros goleadores que asombraron a todos los empleados del club, el joven delantero fue ascendiendo rápidamente por las categorías inferiores del club, hasta convertirse bajo la dirección técnica del ex-jugador Jorge Valdano en el jugador más joven en debutar con la camiseta blanca en toda la historia. En su debut frente al Real Zaragoza, en La Romareda, no defraudó, y pese a no marcar, fue un constante peligro para la portería rival. El jugador madrileño pudo resarcirse de las múltiples ocasiones erradas en la siguiente jornada del campeonato de Liga frente al máximo rival: el Atlético de Madrid, el mismo equipo que decidió disolver sus categorías inferiores cuando Raúl sólo contaba con quince años, permitiendo así que el jugador recalase en las categorías inferiores del conjunto madridista.

Tras una profunda reestructuración deportiva, en la temporada 1994-95, el Madrid volvió a ganar la Liga gracias a los fichajes de Michael Laudrup,146 José Emilio Amavisca y Fernando Redondo, procedente del C. D. Tenerife. Además destacó la faceta goleadora de Iván Zamorano que fue el «pichichi» de la competición con veintiocho goles. El delantero chileno le marcó un triplete al F. C. Barcelona, en un encuentro que acabó ganándose por 5-0.

Sin embargo, para la temporada siguiente salen de la cantera otras de las grandes perlas blancas: José María Gutiérrez Guti y Álvaro Benito. Pese al gran refuerzo de los talentosos zurdos, la marcha del equipo no es todo lo buena que cabía esperar y Jorge Valdano fue despedido mientras Ramón Mendoza dimitía del cargo por los citados resultados deportivos y la enorme deuda que acumulaba el club, siendo sucedido por Lorenzo Sanz en 1995. Se culminó esa temporada alejado de los primeros puestos de Liga, por lo cual no disputó ninguna competición europea por segunda vez en su historia desde que se instaurasen dichos torneos. Después de unas esperanzadoras contrataciones de nuevos futbolistas como Davor Šuker, Peđa Mijatović,Roberto Carlos, Clarence Seedorf o Christian Panucci, «los blancos» ganaron la Liga 1996-97 dirigido por el técnico italiano Fabio Capello que deslumbró a Europa con la A. C. Milan en los primeros años de la década. Pese a ello, su fuerte carácter le hacen tener discusiones y conflictos con el presidente, y abandonó el club al finalizar la temporada siendo sucedido en el cargo por el alemán Jupp Heynckes pese a haber conquistado la Liga con el récord de puntos hasta la fecha.

Tercera época dorada

Con el equipo de nuevo en competición europea y bajo las órdenes del técnico alemán, el equipo merengue consiguió conquistar el máximo torneo continental de Europa después de perseguirlo durante los últimos treinta y dos años. La séptima Copa de Europa —renombrada desde la edición 1992-93 como Liga de Campeones— llegó a las vitrinas blancas tras vencer en la final a la Juventus Football Club gracias a un solitario gol de Peđa Mijatovic, lo que además sirvió para resarcirse frente al conjunto italiano que dos años antes había sido su verdugo en los cuartos de final.

200px-Vicente_del_Bosque_Euro_2012_final
Pese a la soñada hazaña, el club obtiene una mala clasificación en Liga, por lo que el presidente decide despedir tan sólo seis días después a Heynckes, demostrando así la alta exigencia que atravesaba el banquillo blanco.

Relevado en por Guus Hiddink, quien llevó al club a alzar su segunda Copa Intercontinental, fue destituido en febrero por los malos resultados conseguidos en la Liga. El banquillo madridista empezó a ser demasiado inestable, hasta que llega a él en noviembre de 1999 el salmantino Vicente del Bosque. Como ex-jugador gran conocedor del club consigue asentar una filosofía que hace que el club vuelva a ser el dominador de Europa. Se vivió así la tercera época dorada del club.

Sabedor de la importancia histórica de la cantera, hace debutar al joven y prometedor portero Iker Casillas en un partido frente al Athletic Club nada menos que en «La Catedral». Desde aquel día empezó una carrera que le llevó a convertirse en el mejor portero del mundo, considerado por la FIFA y la IFFHS. De la mano del técnico español se logró conquistar la octava Copa de Europa en el año 2000 tras derrotar por 3-0 al Valencia C. F. en una histórica noche de París en la que por primera vez en la final de la competición se enfrentaron dos equipos del mismo país. Cabe destacar que para llegar al final el club eliminó en cuartos de final al vigente campeón, el Manchester United Football Club por 2-3 en Old Trafford, con una gran actuación de Raúl y Fernando Redondo.

En cuanto al plano baloncestístico, el club, que vio mermada su supremacía en España y Europa, consiguió mantener la línea de buenos resultados y se alzó con su octava Copa de Europa y con dos nuevas Recopas de Europa (1992 y 1997) convirtiéndose en ambas competiciones en el equipo europeo más laureado.

Máxima expansión mundial

Con el club de nuevo en lo alto del fútbol mundial, el 16 de julio del año 2000 se celebraron nuevas elecciones presidenciales. Sanz perdió en su reelección ante Florentino Pérez, que a partir de este momento se convirtió en el decimoquinto presidente de la entidad con las promesas de acabar con la gran deuda económica del club y llevarlo a ser el equipo referencia en el mundo —tal y como sucedió durante el mandato de Santiago Bernabéu—, y la de fichar a Luís Filipe Madeira Figo —emblema y capitán del F. C. Barcelona—. El portugués fue uno de los artífices para que el equipo conquistase la Liga 2000-01 junto a Raúl, «pichichi» del campeonato con 24 goles.

200px-Beckham_zidane

Desde entonces el club siguió la política de contratar a los mejores jugadores del mundo para darle mayor proyección e ingresos al club, que siguió con el mediapunta francés Zinedine Zidane, el delantero brasileño Ronaldo y el centrocampista inglés David Beckham —apodados por la prensa como «Los galácticos», sobrenombre que nunca fue del agrado ni de los jugadores ni del club—, ayudaron a convertir de nuevo al equipo en uno de los más prestigiosos del mundo junto a una nueva remesa de canteranos. La mezcla de ambas generaciones acuñó el término de «Zidanes y Pavones», pronunciado por el presidente Florentino Pérez quien dijo era una de las esencias históricas del club:

“En el club históricamente siempre han convivido los mejores jugadores del mundo con los jugadores provenientes de la cantera, los “Zidanes” y los “Pavones”. […] Lo único que he hecho es seguir el camino que nos marcó Santiago Bernabéu: grandes jugadores de los mejores del mundo (Di Stéfano), los mejores de España (Amancio) y, con ellos, los que se forman en la cantera (Raúl)”

Florentino Pérez. 9 de junio de 2009. Madrid.

Se trabajó con gran efecto y el equipo ganó dos Ligas y la Novena Copa de Europa en 2002, el año del Centenario, frente al Bayer Leverkusen Fußball por 2-1, gracias a un gol histórico de volea de Zidane y a la actuación de Casillas en los últimos instantes del encuentro. En las semifinales el equipo eliminó previamente al F. C. Barcelona con una gran actuación en el Camp Nou. Posteriormente alzó la Supercopa de Europa, único título europeo que le faltaba —ya que la Recopa de Europa dejó de existir en 1999—, y la Copa Intercontinental. Los nuevos éxitos internacionales y las nuevas estrellas del equipo llevaron al club a alcanzar una proyección inimaginable años atrás, llegando a lugares tan remotos como Asia, especialmente en China y los Emiratos Árabes, o en Estados Unidos con una cultura futbolística aún en un período emergente y de poca tradición, pero de un poder ecomómico altísimo.

El club inició extensas y numerosas giras como las acontecidas en décadas anteriores para proseguir con la expansión de la entidad llegando a sus más altos registros económicos y de popularidad que se vieron reforzados con numerosos acuerdos entre los que destacó la venta de la Ciudad Deportiva, merced a la cual el club llevó a cabo años después uno de sus más ambiciosos proyectos: la construcción de la Ciudad Real Madrid.

Tras la nueva gran época, la venta de algunas de las referencias del club y la alta edad de alguno de sus integrantes, llevaron al club a encadenar tres años sin títulos dejando además récords para el olvido, como el que sucedió en la temporada liguera 2003-04, en el que el equipo «merengue» llegó a perder cinco partidos consecutivos, la peor racha de la historia liguera del club. Una nueva etapa sin encontrar un técnico de garantías, en donde en dieciocho meses llegaron a pasar por el banquillo hasta cuatro entrenadores, demostrando la inestabilidad que se empezaba a instaurar no solo en el equipo, sino en toda la entidad. La nueva temporada acrecentó la mala racha de resultados en los que quedó eliminado de Copa y Copa de Europa, y que tuvieron su colofón con un partido de Liga perdido frente al R. C. D. Mallorca, quien llevaba cuatro meses sin ganar en casa, hasta la visita del equipo madridista.1 Florentino presentó su dimisión, cerrando así la última etapa dorada del club,dando paso a la posiblemente peor etapa institucional del Real Madrid C. F. en sus más de cien años de historia.

Incertidumbre en el club

Con Ramón Calderón en la presidencia tras unas polémicas elecciones por un presunto amaño en los resultados,sumieron a la entidad en una crisis institucional que hizo tambalear sus estructuras, viéndose sólo difuminada por la conquista de dos campeonatos de liga consecutivos (2006-07 y 2007-08), y una Supercopa de España en 2008 con dos técnicos diferentes, continuando con la tónica instaurada de inestabilidad.

200px-Pasillo_Real_Madrid_-_F.C._Barcelona

Sin embargo, estas dos Ligas dejaron grandes momentos para el recuerdo y la historia madridista. La primera de ellas fue bautizada como «La Liga del clavo ardiendo» o la «Liga Cesarini», debido a la dura lucha por el título con el Sevilla F. C. y el F. C. Barcelona donde hizo gala de la casta histórica que le caracterizó en los años ochenta, y sin perder la fe empezó una escalada —partiendo en desventaja con sus rivales— hacia el primer puesto caracterizada por las numerosas remontadas que llevó a cabo en los últimos instantes de cada partido, en la llamada «Zona Cesarini». La labor goleadora de Ruud van Nistelrooy —«pichichi» de aquella temporada con veinticinco tantos y vigesimocuarto galardonado del club— fue clave para la consecución del título liguero número treinta y uno. El siguiente entorchado fue recordado por el día en el que el F. C. Barcelona visitó el Santiago Bernabéu para el correspondiente encuentro de liga, y en donde habiéndose ya proclamado los madridistas campeones matemáticos el máximo rival le recibió con el «pasillo de campeón».

Tras las citadas dos temporadas se produjo un hecho inusual en un acto institucional del club —correspondiente a la Asamblea Extraordinaria—: la entrada de presuntos ultras en la misma. Este hecho, la controversia de las elecciones ganadas, y otros factores forzaron la dimisión de Calderón en enero de 2009 siendo sucedido por Vicente Boluda, quien organizó la transición hacia el regreso a la presidencia de Florentino Pérez. La demanda popular en el ambiente madridista le vio como el único capaz de redirigir el rumbo del club.

Vuelta a la cumbre

Con la vuelta de Florentino Pérez para la temporada 2009-10 tras unas elecciones a la presidencia en las que fue el único candidato al puesto, el club fichó entre otros a Cristiano Ronaldo —siendo el desembolso más grande realizado hasta la fecha por un jugador, «Kaká», Karim Benzema y Xabi Alonso, además de recuperar a Álvaro Arbeloa y Esteban Granero —formados en la cantera—, intentando españolizar una plantilla demasiado internacionalizada en la última década. Con Manuel Pellegrini como entrenador se afrontó una nueva etapa con los mejores augurios que sin embargo no se tradujeron en títulos pese a haber sumado noventa y seis puntos en Liga. La buena temporada en el campeonato doméstico contrastó con las tempranas eliminaciones en la Copa del Rey y en la Liga de Campeones, siendo la sexta vez consecutiva que caía eliminado en octavos de final de la competición europea, perdiendo así su condición de «cabeza de serie». Pellegrini terminó siendo destituido y vino en su lugar José Mourinho con el objetivo de conquistar la Copa de Europa —que venía de lograr con el F. C. Internazionale Milano—; mientras que abandonaron el club dos jugadores emblemáticos: Raúl González y José María Gutiérrez Guti, las últimas perlas de la cantera junto con Iker Casillas.

200px-Cristiano_Ajax

Tras varios años de incertidumbre se trazó al fin un proyecto deportivo firme a largo plazo. El buen trabajo realizado se vio truncado por uno de los mejores equipos en la historia del F. C. Barcelona, con el cual mantuvo algunos de los mayores y más disputados encuentros que se recuerdan desde hace tiempo, en el que el equipo blanco puso todo su esfuerzo en intentar destronar al equipo catalán como dominador actual del fútbol español —torna que no sucedía desde los primeros años en la historia del fútbol español—. Los dos equipos hicieron gala de su enorme poderío acaparando registros nunca vistos en España, y se desmarcaron notablemente del resto de equipos del país acuñando el término de «bipartidismo» o de «liga escocesa», equiparándose a ésta, donde desde hace años tan sólo dos equipos dominan lo más alto.

Trabajando por recuperar la hegemonía en España y el crédito en Europa mermado en los últimos años, el club hace un gran esfuerzo por asentar las bases del nuevo proyecto con la llegada de varios fichajes en estos años como Ángel Di María, Mesut Özil o Sami Khedira entre otros. Se forma un equipo fuerte y competitivo para los próximos años y así, tras dieciocho años, consiguieron ganar la Copa del Rey de 2010-11 venciendo en la final disputada en Mestalla al F. C. Barcelona por 0-1 con un gol de Cristiano Ronaldo en la primera parte de la prórroga. Se trató del primer título en la segunda etapa de Florentino Pérez, al tiempo que el primero de José Mourinho al frente del nuevo proyecto.

Dando un paso más en éste se le otorgó al técnico el control de toda la parcela deportiva, hecho sin precedentes en España y el club, y el club bate tres marcas históricas en lo futbolístico: el de mayor número de goles en una temporada de Liga y en una temporada completa, con 121 y 174 goles respectivamente durante el curso 2011-12, mientras que levantó su trigésimo segunda Liga con un récord de cien puntos siendo el primer equipo en lograrlo, además de ser el equipo que más victorias a domicilio consiguió con dieciséis. El club registra también una buena actuación durante este período en Europa, llegando a disputar tres semifinales consecutivas de la Liga de Campeones y recuperando la condición de «cabeza de serie» quedándose a las puertas de lograr su décimo entorchado, cuyo desenlace tuvo lugar en Londres. Mismo escenario que la Final Four de baloncesto, donde el club resultó subcampeón de Europa quedándose a un paso de su noveno título.

Pese a ampliar el contrato de Mourinho hasta el año 2016 como medida continuista del sólido proyecto, y habiendo sido uno de los pocos clubes en disputar seriamente la supremacía del conjunto barcelonista, el trasfondo de las discrepancias del técnico con la prensa española dieron con su marcha del club tras acordar con el presidente que era lo mejor para ambas partes,cerrando así el primer y único proyecto fuerte de la entidad desde hacía una década. En total, el club consiguió levantar un total de tres títulos en tres años en contraposición a los siete años anteriores donde nueve entrenadores distintos levantaron únicamente cuatro títulos.

Actualidad

Su relevo en el banquillo fue el italiano Carlo Ancelotti quien llegó procedente del París Saint-Germain Football Club, teniendo como segundos entrenadores o adjuntos al exfutbolista Zinedine Zidane —quien regresaba al club— y al inglés Paul Clement. El italiano asumió con el control de todas las cuestiones referentes al primer equipo, bajo la parcela instaurada durante la etapa de su antecesor empezando un proyecto con un marcado carácter de futuro caracterizado en las nuevas incorporaciones —reseñables por ser futbolistas jóvenes o de cantera y continuistas de la españolización iniciada años atrás. Jugadores como Francisco Alarcón Isco, Asier Illarramendi, Álvaro Morata, Jesé Rodríguez, Nacho Fernández, Casemiro o Gareth Bale —todos ellos jóvenes y con proyección por delante— encabezaron una revolución deportiva en la que el club obtuvo la mayor cantidad de ingresos por ventas en toda su historia.

realmadrid03

La circunstancia del movimiento económico —igualmente acontecida en el fútbol inglés suscitó controversias debido a las nuevas bases que se intentan asentar en la época en el fútbol por parte del máximo organismo futbolístico europeo en cuanto al «juego limpio financiero», pero fueron acalladas por el mismo presidente de la UEFA Michel Platini ya que no entran en conflicto al ser cantidades generadas en ingresos por el propio club. No en vano, el club registró un balance de beneficios positivo en el ejercicio 2012-13 de 36,9 millones tras sumar unos ingresos de 520,9 millones, superando el récord de una entidad deportiva establecido por el propio club el año anterior.

El final de temporada trajo consigo la conquista de su decimonoveno título de Copa del Rey tras imponerse al F. C. Barcelona en el estadio de Mestalla por dos goles a uno —mismo rival y escenario en el que conquistó su último título de la competición—; A ella, y tras alcanzar las semifinales los tres años anteriores y perseguirla durante doce años, se sumó la décima Copa de Europa tras derrotar al vecino rival el Atlético de Madrid. El partido resuelto en la prórroga, propiciada por un gol en el descuento del tiempo reglamentario de Sergio Ramos que imposibilitó que su máximo rival alzase su primer título de la competición, fue el primero que enfrentó a dos conjuntos de la misma ciudad. En el citado tiempo extra, los madridistas anotaron tres goles más obra de Gareth Bale, Marcelo Vieira y Cristiano Ronaldo —estableciendo este último un récord en la competición de diecisiete goles— para el cuatro a uno final.
La sección de baloncesto alcanzó de nuevo la final de la Euroliga, pero perdió frente al Maccabi Electra Tel Aviv quedándose los madridistas a las puertas de lograr su noveno entorchado por segunda vez consecutiva. Pese al resultado, la institución lograba situar de nuevo a sus dos secciones en lo alto del panorama internacional.

El club continuó la línea iniciada, a la que se incorporó el exjugador del club Fernando Hierro a la parcela técnica futbolística en sustitución de Zidane —quien pasó a ser el entrenador del primer equipo filial—, y las contrataciones de Toni Kroos o James Rodríguez entre otros ayudaron a que el equipo firmarse la mejor racha histórica de victorias consecutivas de cualquier club español con veintidós en todas las competiciones oficiales. Éstas le sirvieron para convertirse en el club europeo más laureado a nivel internacional —a dos títulos del récord mundial del Al-Ahly Sporting Club egipcio—n 30 merced a su decimoséptimo y decimoctavo título internacional: la segunda Supercopa de Europa de su historia tras vencer por 2-0 al Sevilla Fútbol Club, y su primera Copa Mundial de Clubes al derrotar 2-0 al Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

 

1 comentario

  1. carlos

    Muy bueno el articulo y seria mejor si lo actualizaran e incluyeran la etapa Zidane como tecnico por lo menos hasta la temporada pasada en la que se consigui la undecima. Hala Madrid !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *