El Real Madrid vive un momento dulce. El conjunto merengue, que ha perdido la carrera por la Liga y se vio apeado de la Copa del Rey mucho antes de lo esperado de forma sorprendente por el Leganés, ve ahora el futuro con optimismo después de haber doblegado al todopoderoso Paris Saint Germain en los octavos de final de la Liga de Campeones.

La escuadra dirigida por Zinedine Zidane se juega la temporada en cinco partidos, número de choques que tiene por delante en la máxima competición continental en caso de ir superando todas las eliminatorias de forma satisfactoria. De cualquier modo, y pese a que finalmente se acabe la temporada levantando el título más importante (sería el cuarto de esta temporada) esto no oculta la necesidad de someter a la plantilla a una profunda reestructuración.

Todas las líneas

Dado el más que notable número de futbolistas que están en el punto de vista merengue en forma de posibles incorporaciones, varios son los jugadores que también deberán hacer las maletas para hacer hueco a los recién llegados. Si tomamos línea por línea, la salida de Kiko Casilla parece un hecho a la vista de la apuesta del Real Madrid en un nuevo arquero de primer nivel como David de Gea o Thibaut Courtois. Del mismo modo, tampoco hay que descartar un adiós de Keylor Navas, siempre en el centro de las miradas pese a su buen rendimiento bajo los palos.

La defensa también sufrirá un buen puñado de cambios, comenzando con el lateral diestro Achraf, que se marchará para disfrutar de minutos en otro conjunto de Primera División en calidad de cedido. Esto permitirá al marroquí continuar con su formación antes de tener una nueva oportunidad con la elástica merengue. También puede marcharse cedido el zaguero Jesús Vallejo, que esta temporada apenas ha disfrutado de oportunidades y se ha visto acompañado de un buen número de problemas físicos. Theo Hernández, sin embargo, continuará en el club después de la apuesta por él del pasado verano. Serias dudas corre también el futuro tanto de Marcos Llorente como de Dani Ceballos, futbolistas que no cuentan con la confianza de Zinedine Zidane y a los que se buscará acomodo en otras escuadras como cedidos.

En lo que al ataque se refiere, la salida de Borja Mayoral parece un hecho, mientras la situación de Gareth Bale se ha vuelto tremendamente complicada a la vista de sus últimas suplencias en varios partidos clave de la temporada, como ha sido la eliminatoria ante el PSG. En último término se encuentra Karim Benzema, cuyo ciclo en el club parece terminado y que ha terminado con la paciencia de buena parte de la afición.