Marca: El origen de la ‘provocación’ de Vinicius contra el Botafogo.

Imitó el llanto del equipo rival.

Desde que el Real Madrid pagó 45 millones por él, todo gesto de Vinicius Junior es analizado con lupa. Cada palabra suya se mide al milímetro. Si recibe halagos no son menos las críticas, los insultos y las comparaciones con otros futbolistas brasileños de los que se esperaba mucho y no cumplieron las expectativas. La presión es máxima tanto dentro como fuera del campo.

No había terminado el último partido del Flamengo contra el Botafogo cuando ya estaba abierto el debate en Brasil. Vinicius entró en la segunda parte y marcó un golazo por la escuadra que recordó al que otro ídolo flamenguista, Diego Tardelli, anotó contra el mismo rival en la final de la Taça Guanabara del 2008.

Aquél tanto de Tardelli dio el título al Flamengo y originó una grave crisis en su rival histórico que reclamó por la actuación arbitral. El presidente, Bebeto de Freitas, dimitió, y los jugadores acompañaron al entrenador, ‘Cuca’, a una rueda de prensa en la que todos acabaron llorando.

La afición del Flamengo inventó un cántico que repite siempre que se enfrenta al Botafogo: “Nadie calla esa llorera. Llora el presidente, llora el equipo entero, llora la afición”.

En el siguiente partido del equipo carioca, en la Libertadores contra el Cienciano de Perú, Souza, que había sido expulsado en la final contra el Botafogo, marcó un gol y lo celebró haciendo un gesto limpiándose las lágrimas mofándose de la actitud de los botafoguenses.

El delantero, hoy con 35 años, concidió con Ronaldo en el Corinthians y actualmente sigue jugando en el Madureira. Precisamente la jornada anterior, Madureira y Botafogo se vieron las caras en el campeonato carioca. No hubo goles, pero Souza lo volvió a hacer: se limpió las lágrimas de nuevo irritando a sus rivales.

Pretendiéndolo o no, Souza marcó tendencia. Muchos jugadores del Flamengo en diferentes épocas repitieron la celebración que le ha costado críticas a Vinicius llegadas desde todos los rincones del mundo.

“¿Te arrepientes?”, le preguntaron después del partido. “No, no, es la alegría del partido. Fue en un momento del partido. No fue para provocar a nadie, solo fue para celebrar con mi afición”, respondió.

 

Por: Marca.com

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.